Loading...
Cómo realizar una entrevista de trabajo 2017-06-16T10:35:12+00:00

Al candidato

Cómo realizar una entrevista de trabajo

¿Cuáles son los objetivos de la Entrevista?

  1. Recabar información sobre el candidato: conocer a la persona, características, necesidades e intereses.
  2. Explorar la trayectoria profesional y personal del candidato, así como sus competencias conductuales específicas para el puesto.
  3. Conocer la motivación del candidato y su ajuste al entorno de trabajo en el que se espera su incorporación.
  4. Aportar información sobre el puesto de trabajo para el que se selecciona: que el candidato evalúe su interés por él.
  5. Motivar y alentar al candidato para que continúe en el proceso de selección hasta el final.
  6. La entrevista de trabajo no deja de ser un proceso de venta y ‘seducción’. Cualquier mensaje que pretendamos transmitir está formado por dos aspectos:
    1.     Aspecto de contenido:   Nivel racional
    2.     Aspecto de relación:   Nivel emocional

Nos ven, antes de oírnos. La imagen personal tiene especial importancia. Para acertar con el vestuario, lo que importa es ser coherente y acatar lo que dictan las normas en relación al sector de actividad empresarial y el lugar concreto al que optas.

El entrevistador quiere una persona sociable que sea capaz de integrarse en la empresa con un buen trato con los demás compañeros y clientes. Las personas tendemos a ayudar y pensar mejor sobre aquellos que nos caen bien. Si sonreímos estamos afectando a las emociones del entrevistador y damos una impresión más positiva en su evaluación. La sonrisa atrae, sugiere confianza y optimismo, relaja y disimula los nervios y predispone positivamente a nuestros interlocutores.

El contacto visual potencia el interés y facilita la comunicación. Mira alternativamente a todos tus interlocutores con una mirada directa. Asentir con la cabeza denota escucha activa y disposición. Jugar con objetos denota nerviosismo e inseguridad. Frotarse las manos denota impotencia. Entrelazar los dedos demuestra autoridad y voluntad de entendimiento.

El lenguaje debe ser claro, simple y estructurado, evitar ‘muletillas’ y ‘palabrotas’. Hay que ser honesto y sincero. Hablar con un tono de cordialidad, conciso y concreto. No hablar mal de la actual o anterior empresa.

Es bueno ensayar la entrevista antes, planificar qué quiero conseguir, qué decir y cómo decirlo. A un campeón de golf le dijeron una vez que tenía mucha suerte y contestó: ‘Sí, y cuanto más entreno más suerte tengo’.  Busca y explora la página web de la compañía, céntrate en qué están buscando. Hay que recordar nuestros puntos fuertes y nuestras áreas de mejora.

Y recuerda: No habrá una 2º Oportunidad para generar una 1ª primera Impresión.